Los príncipes de Asturias celebran este 22 de mayo su noveno año de casados. Alegrías, trabajo, nacimientos, muertes y escándalos han marcado esta historia de amor que comenzó secretamente...

 Desde que se casaron, el 22 de mayo de 2004, los príncipes de Asturias no celebran públicamente ese aniversario. Por lo tanto, no es dable esperar que este año cambien esa costumbre; especialmente ahora en que la monarquía está bastante cuestionada por el escándalo Urdangarin y el traspié del rey en Bostwana con su amiga íntima, la princesa Corinna.

Eso no impide, sin embargo, reconocer que, desde esa fecha, tanto el príncipe Felipe como Letizia han adquirido un estatus especial y todos sus pasos son observados, aplaudidos y a veces criticados...

LF

El heredero español fue uno de los solteros más codiciados del mundo hasta sus 35 años, los que tenía cuando se anunció su compromiso con la periodista Letizia Ortiz Rocasolano, conductora del informativo nocturno de Televisión Española. Tras el primer impacto, continuó el asombro porque la elegida era plebeya, hija de una dirigenta sindical, nieta de un taxista y... divorciada. 

La historia oficial dijo que se conocieron en una comida en casa del jefe de Letizia y, entre otros datos, que la periodista había dejado el día anterior su departamento de soltera y que alojaría en el Palacio de La Zarzuela hasta el matrimonio. Hace pocas semanas, el libro “Adiós Princesa”, escrito por David Rocasolano, primo de Letizia, aseguró que la realidad fue “blanqueada” con miras a la opinión pública. Según Rocasolano, a esas alturas su prima ya vivía con el príncipe y se habían conocido en una noche de copas en un bar madrileño. Lo más escabroso es que, también según Rocasolano, el día antes del anuncio la pareja le pidió que fuera a cierta clínica en Madrid y retirara todos los documentos que daban cuenta de un aborto que se habría practicado la periodista tiempo atrás. “Si mi suegra se entera, el matrimonio no podría realizarse”, habría dicho Letizia, según se lee en esa publicación.

boda-2

 

Letizia ya no usa su anillo de compromiso, y ha mejorado notablemente el estilo poco glamoroso de sus primeros años de casada.

 

ANILLO-compromis-001

La primera crítica para la elegida llegó rápido. Cuando fue presentada a la prensa, ella cortó una declaración del príncipe, diciéndole: “Amor, déjame hablar a mí”. Hasta el día de hoy se lo echan en cara de tiempo en tiempo...

Su etapa de entrenamiento real fue corta, pero intensa. Debió aprender a caminar detrás del príncipe, hablar lo justo y necesario y, jamás dirigirse al rey en público. Debe esperar a que él lo haga primero.

Finalmente, esa lluviosa mañana de mayo del año 2004, Felipe y Letizia se transformaron en marido y mujer ante sus invitados a la catedral de la Almudena, en Madrid, y ante millones de personas que siguieron el enlace por televisión. 

 

Altos y bajos reales

En estos nueve años juntos, tanto Felipe como Letizia han revitalizado su rol de príncipes. En un comienzo, la princesa no tenía agenda propia, pero desde hace algunos años cuenta con responsabilidades vinculadas sobre todo a organismos relacionados con los niños y la mujer. También acompaña al príncipe en viajes oficiales al extranjero; como el que hicieron a Chile hace un par de años. 

Dos de los momentos más memorables han sido, por cierto, los nacimientos de sus hijas Leonor y Sofía. El primer embarazo de Letizia fue anunciado en abril de 2005 y de inmediato el pueblo español cayó rendido ante la esperada noticia. El 31 de octubre nació la infanta Leonor, tercera en la línea de sucesión al trono y séptimo nieto de los reyes. El 29 de abril de 2007, nuevamente se convirtieron en padres al nacer Sofía en la Clínica Rúber de Madrid.

Precisamente durante el embarazo de su segunda hija, Letizia vivió uno de los momentos más duros de su vida. El 7 de febrero de 2007, su hermana menor, Erika, se suicidó. La princesa lloró desconsoladamente y los adversarios de Letizia aprovecharon de insistir que el príncipe había elegido mal a su mujer. Aludían a que Erika se suicidó porque su inestabilidad emocional convirtió en una tortura la exposición mediática que comenzó a vivir desde la boda de su hermana; algo que una princesa o una aristócrata habrían soportado con más entereza. David Rocasolano relató en su libro “Adiós, Princesa” que Antonio Vigo, padre de Amanda, la hija de Erika, insultó al rey y culpó a la familia real de la muerte de la joven. “Vosotros la habéis matado”, dijo. Después de esa escena, Letizia se habría arrodillado ante el rey, pidiéndole perdón. “Me dio asco”, escribió Rocasolano. 

La relación de Letizia con los Borbón ha sido profusamente comentada en estos años. Se dijo que el rey nunca estuvo de acuerdo con la elección de su hijo, y que las infantas Elena y Cristina resintieron profundamente a la plebeya que vino a dejarlas en un tercer plano. Según testimonios, Letizia es “mandona” y poco amiga de recibir consejos. En un comienzo Cristina intentó ayudarla a manejarse con el protocolo y la prensa, pero Letizia la dejó de lado. 

Sin duda, lo que más ha complicado a los príncipes de Asturias durante estos nueve años es la crisis que hoy afecta a los Borbón. Las repercusiones del caso que involucra a Iñaki Urdangarin y que lo alejaron de la familia, también ha salpicado a Felipe y Letizia, quienes han visto incrementar sus responsabilidades y también han recibido pifias y ataques en sus presentaciones personales. Algunos medios, a raíz de este caso, comenzaron a explicarse la distancia que desde hace años existía entre Letizia y su cuñada, Cristina. La ex periodista, con su inteligencia y habilidad para “leer” los acontecimientos, se dio cuenta, desde el comienzo, los riesgos que implicaban para el príncipe Felipe las acusaciones que surgían en contra de Urdangarin y la infanta Cristina. 

El accidente del rey en Bostwana –el año 2012– donde se encontraba cazando elefantes en compañía de su amiga íntima, la princesa Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, implicó una seguidilla de acontecimientos que han deteriorado la imagen del monarca y, por ende, de su familia. La prensa europea ha destacado que hoy los príncipes de Asturias aparecen como el mejor soporte de la monarquía y que Letizia reluce cada vez con más claridad en su rol de compañera del heredero y futura reina. 

Felipe está asumiendo muchas actividades que le corresponden a su padre y aunque de Letizia también se ha escrito que “está estresada” y reciente su rol público, son más los puntos a su favor que en contra.

1

En estos años como princesa de Asturias, Letizia se ha hecho adicta al diseñador Felipe Varela; aunque también elige a Lorenzo Caprile para algunos vestidos de gala. 

Presencia y look

Llevaba pocos días como novia oficial del príncipe, cuando la prensa comenzó a inquietarse de la extrema delgadez de la princesa. Ese tema ha seguido presente durante todos estos años; pero nunca se ha escrito la palabra fatal: anorexia. 

Uno de los aspectos que más se destacan de ella es precisamente su look. Desde el traje pantalón blanco, de Armani, que lució el día del anuncio de su compromiso hasta sus más recientes vestidos de gala, todo lo que usa merece comentarios. La crisis económica que afecta a España la ha hecho convertirse en “reina del reciclaje”, ya que repite una y otra vez sus tenidas y, como no engorda ni un gramo, puede usar vestidos de hace ocho años sin problemas. 

Se hizo adicta a algunos modistos españoles y sin duda su favorito es Felipe Varela, tanto en las tenidas de uso diario como en vestidos de gala. También Lorenzo Caprile es cercano a su corazón. Otro de sus aportes a la moda son los pantalones: es la princesa europea que más los usa, incluso en ocasiones especiales. De hecho, uno de los mayores problemas protocolares los tuvo con el Ejército, ya que sus autoridades criticaron que, en una oportunidad, hubiera asistido con pantalones a la ceremonia más importante del calendario castrense.

Sus zapatos también han marcado tendencia. En España y Latinoamérica se habla de los “letizios”, para referirse a los modelos peep toe con plataforma. Llegó a usar de casi 20 centímetros de alto que la hacían verse más alta que la reina. Cuando la prensa anotó ese detalle, nunca más repitió la medida. Sin duda que, por sobre todo, respeta a su suegra. 

SIPA 00590748 000001

Desde que se sometió a una cirugía para cambiar la forma de su nariz no ha parado. Hoy luce más joven que lo que era cuando se casó.

Los retoques

 

De todo lo que ha hecho y dejado de hacer la princesa de Asturias, lo más comentado y recordado son sus cirugías plásticas. En el año 2008, se sometió a la primera: una septorrinoplastia que cambió drásticamente su perfil. Se suponía que lo hizo para respirar mejor, porque tenía “un tabique nasal desviado”; pero los cirujanos a cargo también reconocieron que la operación había mejorado la curva muy pronunciada de su nariz. Desde ese día no se ha detenido. 

Reportajes diversos en los medios españoles han destacado sus sesiones de lifting y microlifting sucesivos, así como, directamente, cirugías para modificar su rostro, al punto que hoy es una mujer muy diferente a la que se casó con el príncipe. 

En estos días de aniversario muestra un mentón suavizado, se levantó las cejas y los párpados superiores, resaltó los pómulos y eliminó ojeras. Durante un tiempo se dijo, incluso, que se había aplicado grasa del propio cuerpo para mejorar sus pantorrillas, ya que las tiene extremadamente delgadas.

Para estas intervenciones cuenta con un abanico de posibilidades: algunas en España y también fuera del país. El año pasado, la periodista de televisión Paloma García Pelayo informó que uno de los viajes secretos que había realizado acompañada de su madre, Paloma Rocasolano, había sido a Miami para efectuarse otra intervención quirúrgica en el rostro. Al parecer, la princesa ha contagiado a su mamá con sus afanes estéticos.

Todo lo anterior, por supuesto, acompañado de sesiones constantes de inyecciones de vitaminas, bótox, y otros tratamientos para no envejecer. Y es evidente que Letizia parece hoy casi más joven que cuando se casó. n

 

Letizia y Felipe

Lo más reciente ...

Ant Sig

Peaches Geldof: El triste fin de una “it” girl

Peaches Geldof: El triste fin de una “it” girl

La hija de Bob Geldof no soportó el salto desde...

Letizia a tono con la primavera

Letizia a tono con la primavera

Una pollera blanca “lápiz”, de Hugo Boss, marcó el primer...

“Las mil y una noches” : El éxito turco que arrasa en Chile

“Las mil y una noches” : El éxito turco que arrasa en Chile

La historia de amor entre Scherezade y Onur se ha tomado...

"¡Yo quisiera ser elegante, un viejo elegante !"

"¡Yo quisiera ser elegante, un viejo elegante !"

Un poco por casualidad me he convertido en una espectadora...

“Cocoon”, la más avanzada de las tecnologías para adelgazar

“Cocoon”, la más avanzada de las tecnologías para adelgazar

El Centro de Adelgazamiento Suizo Ideal Line trajo en forma...

María Jesús Matthei: “Me encanta participar en desfiles de moda”

María Jesús Matthei: “Me encanta participar en desfiles de moda”

La actual Miss Chile está en busca de quien la...

Karl Lagerfeld desde París: Soy mi propia inspiración

Karl Lagerfeld desde París: Soy mi propia inspiración

Con motivo del lanzamiento mundial de dos nuevas fragancias de...

Renata Ruiz: Fuera de su zona de confianza.

Renata Ruiz: Fuera de su zona de confianza.

A punto de cumplir 30 años, la conductora de radio...

Instagram
pinterest
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter