Le encanta el estilista Frederic Fekkai y el salón The Lab de Los Angeles, ciudad donde vive hace siete años, pero también tiene sus nombres preferidos en Chile. La modelo, animadora, empresaria y actriz nos cuenta del glamour con el que se topa todos los días. Y hoy, confiesa, está muy orgullosa de ser el rostro chileno de una marca internacional de belleza capilar.

Por Ana María López P.

Al contar que realiza unas 12 o 13 visitas anuales a nuestro país, la animadora, modelo y actriz Angélica Castro dice convencida: “Nunca me voy totalmente de Chile”.

Y claro, a pesar de vivir hace siete años en Los Angeles, California, de estar acostumbrada a relacionarse con estrellas de cine, de ser invitada habitual a glamorosos eventos o de aprestarse a filmar el largometraje “Vigilante” con el premiado director Matt Cimber, Angélica ama venir a estas tierras todas las Navidades, a supervisar más de cerca sus dos hermosas tiendas de ropa femenina, pero también a pasar los veranos en “familión” en Vichuquén y a disfrutar del cariño de la gente que la reconoce en la calle, le pide autógrafos, le pregunta sobre su hija Laura o su marido, Cristián de la Fuente.

Con esta Angélica Castro que hoy los chilenos vemos a diario en TV como rostro de la campaña Pantene y su nueva colección Renovación Profunda, conversó “Full Style” al momento del regreso a su hogar. De belleza y de uno que otro secreto para lucir esa imagen espectacular donde el cabello, asegura, tiene sin duda un lugar de honor.

-¿Qué tal ha sido la experiencia de convertirse en un referente de la belleza capilar con su participación en la campaña Pantene?
-Estando en Chile, los representantes de la marca se contactaron conmigo ¡y la idea me encantó! Me sentí muy motivada a promocionar el producto por razones muy concretas. Cuando me asocio a una marca, me gusta sentirme conectada con la propuesta, cuando hablo de un producto tengo que saber lo que estoy recomendando porque lo uso, conozco las distintas líneas y cómo actúan. Segundo, es un honor para mí hacerlo, ya que es una marca internacional muy prestigiosa. Es un orgullo haber participado en este comercial como rostro de la marca para Chile. Justamente estoy viajando luego a Buenos Aires, donde nos reuniremos todas las modelos que participamos por América Latina en esta promoción.

-En cuanto a belleza capilar, ¿qué importancia le das al cuidado del cabello femenino?

-Es fundamental. Cuando haces una fotografía, cuando trabajas a nivel actoral, cuando debes lucir una imagen distinta cada vez, debes estar bien preparada y eso incluye un cabello muy bien cuidado.

-En tu caso, luces siempre el cabello largo, ¿por qué?
-Siempre me ha gustado el pelo largo, porque permite jugar más con la imagen, ser más versátil. A veces es liso, otras ondulado, trenzado o en moño. Da para muchas versiones. Lo encuentro un look muy femenino… y creo que lo usaré hasta que sea abuelita (ríe de buena gana).

-¿Cómo es tu rutina de belleza capilar?, ¿cuánto tiempo destinas al estilista, por ejemplo, y cómo te cuidas entre tanto viaje?
-Generalmente, voy una vez a la semana al sauna y allí me aplico un tratamiento capilar de acuerdo a lo que necesite en ese momento. También me encanta usar productos naturales, por ejemplo miel de abeja, aceite de cacao, vitamina E en ampollas. Me lavo a fondo el cabello dos veces a la semana, salvo que tenga que asistir a eventos en Los Angeles que requieran un peinado especial y luego un lavado extra. En verano siempre uso productos con protección solar, para lavar , humectar y proteger las puntas. Tengo varios estilistas preferidos. En Los Angeles, Frederic Fekkai y The Lab, salón que trabaja directamente conectado con importantes canales de TV y agencias publicitarias. En Chile, me encanta Doris Feliú, que es fantástica en el color, también Dennos Hidalgo y Mauricio Cid.

-¿Y qué diferencias aprecias entre el cuidado del cabello que tienen las norteamericanas y las chilenas?
-En Los Angeles todos están en el “enterteinment” de manera natural. No es una postura, porque en cada esquina tú ves un sitio dedicado a la belleza. La gente en el día a día cultiva un look más bien natural, jeans, zapatos cómodos, poco maquillaje, pero es muy raro ver a una mujer con una raíz descuidada de su pelo, las puntas florecidas o los visos mal hechos. En Chile, cada vez que viajo noto que el tema capilar se ha desarrollado para bien. La mujer se cuida más el cabello, se preocupa de la manicure y la pedicure, está más pendiente de lo que se lleva, lo que me parece estupendo, muy positivo, ya que tenemos muy buenos estilistas.

-¿Cuál es la máxima audacia que has hecho con tu cabello o eres más bien tradicional?
-Lo que más me costó fue teñirme el cabello negro para rodar un cortometraje el año pasado. Fue un cambio muy brusco. Había pasado del rubio beige al miel o al rubio-rubio (jamás decolorado, advierte) ,¡pero nunca al negro! Me sentía con una expresión muy dura. Fue una experiencia extraña que duró unos seis meses… hoy tengo mi color habitual, rubio miel de base con pequeños visos.

-¿Y lo que nunca harías con tu pelo?, ¿aquello con lo cual no transarías jamás?

-En lo personal, me gusta el corte y el color que tengo hoy. En lo profesional, ¡no me importaría llevar el cabello negro, rojo o verde, si un personaje lo amerita! Haría todo lo que exigiera un personaje o un proyecto, si el guión me fascina.

-Y si es una oferta tentadora…
-¡No! No es cuestión de dinero, sino de calidad de trabajo.

-¿Algún secreto para compartir con las miles de mujeres que aman el cabello largo?

-Como dato te cuento que prefiero no usar bálsamo, sólo cremas de tratamiento, evito secarme el pelo con secador y siempre me hago el último enjuague con agua fría. Y bueno, ya te conté el secreto de la miel en el sauna. De todas maneras recomiendo los tratamientos de noche, ¡espectaculares! Además, me corto cada dos meses las puntas, sagradamente y si me hago visos, evito la decoloración.Tampoco debemos olvidarnos de la alimentación y de un poco de ejercicio. Lo que uno come incide en la buena calidad de la piel y, por supuesto, del cabello. Beber mucha agua, eliminar el cigarrillo, consumir verduras, frutas, carnes bajas en grasas.

“Volviendo al cabello, hoy es cada día más simple cuidárselo, aunque lo usemos largo. Siempre he pensado que el pelo largo significa gran responsabilidad para quien lo lleva, más tiempo de atención, pero con la gran cantidad de buenos productos que hoy están a disposición de nosotras las mujeres, ¡no hay excusas!”.

Angélica Castro
Instagram
pinterest
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter